El Real Madrid se la jugará en Manchester. Empate con el City en la ida de los cuartos de la Champions.

Goles de Camavinga, Rodrygo y Valverde.
B. Silva, Foden y Gvardiol para el City.

Si la pasión, si la locura no pasaran alguna vez por las almas… ¿Qué valdría la vida? Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español

Hola, qué tal, cómo estás. Bienvenido una vez más a este pequeño rincón de madridismo. Pues ni sí, ni no, ni todo lo contrario. Podíamos haber ganado, de la misma forma que podíamos haber perdido y al final hemos terminado empatando. Creo que no me equivoco, por lo menos, no mucho, si te digo que el partido de hoy ha enfrentado a los dos mejores equipos de Europa de la actualidad.

(www.realmadrid.com)

Siempre queda, qué duda cabe, el sabor agridulce de lo que pudo ser y fue, de la jugada que quedó en el casi, del pase fallado, del fíjate tú qué habría pasado si el balón hubiera llegado a su destino, o si el defensa hubiera llegado una décima de segundo más tarde. Como seguramente, y también con toda la razón del mundo, será el mismo sabor agridulce que tendrá el seguidor del City, pues habrá que colegir que ha sido un resultado justo.

Voy a ver si intento desgranártelo un poquito. Vamos al lío.

La alineación

Decía Ancelotti en la previa que no nos preocupásemos que no iba a hacer cosas raras. Lo que no explicó es qué son para él cosas raras. Porque mandar a Vini al centro de la delantera pues igual muy raro no es, pero hombre, un poco sí que extraña. Supongo que el bueno de Carlo ha querido aprovechar el buen momento de Rodrygo partiendo de la izquierda.

No ha sido raro pero sí algo chocante. Más que nada porque la nueva posición de Vini también ha reducido un poco la zona de influencia de Jude B. de tal forma que al final ninguno de los dos estaba a gusto. Para esto quizá lo mejor habría sido dar libertad a los tres para que intercambiaran sus posiciones constantemente. Claro que luego ves que Rodrygo ha metido uno de los goles y que Vini ha dado otra asistencia lo que le coloca como uno de los máximos asistentes en eliminatorias de Champions y piensas que mejor dejar esto a los que saben.

(www.realmadrid.com)

En el resto sí que ha sido lo esperado, no hemos tenido más rarezas. Es normal que Tchouaméni haya sido el titular en el centro de la defensa acompañando a Rudiger (que se ha vuelto a comer con patatas a Haaland, qué defensa más completo es el alemán) y es normal, por habitual, que el míster haya estado un poco rácano con los cambios. Un partido muy normal, ya lo estás viendo.

El partido

Ya me conoces, para según qué cosas soy el más maniático entre los maniáticos. Hoy he realizado la batería completa que se requiere para estos casos: la camiseta de los partidos importantes, salir pronto de casa, nada de agobios en la carretera, aparcar en el mismo sitio y de la misma forma, la bufanda de las grandes ocasiones (por cierto, que ya va siendo hora de que pase por la lavadora), el mismo camino de ida, la parada en La Farmacia, dos cañas y una tortilla de patatas, llegada al campo disfrutando del camino, viendo la ilusión en la cara del personal, el cacheo de rigor …

… la subida hasta mi asiento (despacito, que cada vez me canso más, cosas de la edad, ya sabes), saludar a los compañeros de fatigas, cantar el himno gritando como si no hubiera un mañana, acompañar al speaker recitando la alineación, sentarme, aplaudir, la risa nerviosa del que nunca se cansa de vivir estos ratos, aplaudir más todavía con el pitido inicial, venga que a estos nos los comemos con patatas, irradiando seguridad, confianza y alegría por los cuatro costatos … para que a los 2 putos minutos ya vayamos perdiendo. Difícilmente voy a tener en otros momentos más cara de gilipollas que cuando Lunin se tragó la falta que supuso el primero del City.

Y piensas que, claro, si ese gol nos lo hubieran metido quedando 30 segundos para cumplirse los 90, pues igual sí que se podía remontar. Pero quedando todo el partido por delante a ver qué iba a ser de nosotros. Pero, oye, que no sea por no intentarlo. Vuelta la burra al prao, que diría mi amigo Richi. A animar aún más si cabe (sí, ya sé que te han dicho que en el Bernabéu sólo se oye el masticar de palomitas, y que parece un teatro, y todas esas tontunas que suelen decir aquellos que nunca han estado en el campo), y a seguir gritando para insuflar ánimos al equipo.

(www.realmadrid.com)

Y entonces sucede, y como si fuera un final de partido cualquiera, en dos minutos, los que van del 12 al 14, nos ponemos por delante. Al cuarto de hora resulta que ya hemos visto 3 goles, varias oportunidades, una tarjeta a Tchouameni que le impide jugar la vuelta (tarjeta justa, por cierto, toda vez que me paso la vida diciendo que si una jugada es de tarjeta hay que enseñarla con independencia del minuto en que estemos, no me voy a quejar ahora de esto), a Mendy sacando la pelota como si fuera el mismísimo Zidane y a Rudiger y Haaland dándose de lo lindo. Puede ser que ya no tuviera esa cara de gilipollas que te decía antes … pero para compensar estoy ya reventado. Me hubiera cansado menos haciendo a pie el camino de casa al estadio.

Y lo ves, porque se ve claro, porque estas cosas saltan a la vista: el City está tocado, es el momento de intentar dar un golpe de los buenos, que igual no es el definitivo, pero que puede ayudar a que lo sea. Y las oportunidades van llegando … al mismo ritmo que las vamos desaprovechando. Rodrygo, Vini, otra vez Rodrygo, Jude B. … y nada, una detrás de otra que se van al limbo. No vuelve la cara de gilipollas, pero ya va asomando la patita.

Y comienza la segunda parte, y aunque en menor medida, seguimos teniendo alguna oportunidad más o menos clara. Súmale avances que se frustran in extremis por parte de los defensas ingleses, los casi, los al otro lado, hombre, es que no has visto Jude que el portero no estaba en la portería … y poco a poco el Manchester se va haciendo con el control total del partido a medida que las fuerzas de los nuestros se van agotando.

(www.realmadrid.com)

Y entonces esa carita que ya iba asomando por la avenida, se planta definitivamente en su lugar cuando primero Foden y luego Gvardiol con dos golazos de la leche, cada uno mejor que el otro, dos zurriagazos de los que te dejan sin respuesta y con ganas de aplaudir aunque sean del equipo contrario, dan la vuelta al marcador.

Es el minuto 71 y aunque todavía quedan minutos por delante, demasiados en lenguaje madridista, esta vez no las tienes todas contigo, porque esto también salta a la vista y se ve más o menos claro: hoy no nos salva ni San Tillana. Pero no sabes cómo, vuelves a sacar fuerzas de donde no las hay e intentas de nuevo tirar del equipo.

Ayuda y mucho que ¡¡¡POR FIN!!!, ¡¡¡ALELUYA!!!, ¡¡¡ALABADO SEA EL SEÑOR!!!, Ancelotti introduce cambios en el equipo. Entran Brahim y Luka Modric por Kroos y Rodrygo. Sinceramente creo que el cambio no era el brasiniño, sino Jude B. pero, insisto, qué sabré yo de estas cosas. El caso es que 7 minutos más tarde, una asistencia de Vini se convierte en el gol del empate por obra y gracia de otro zurriagazo de impresión de Fede Valverde.

(www.realmadrid.com)

Y hasta aquí, porque de nuevo se veía claro que la cosa no daba ya para más. Nos vamos a Manchester manteniéndonos todavía en pie, con el mismo resultado del año pasado (al fin y al cabo a los efectos prácticos vale lo mismo un uno-uno que un tres-tres) y con la sensación de que esto ni mucho menos está acabado. Y con la certeza de que hemos visto un partidazo jugado de tú a tú entre los dos mejores equipos de Europa y, como añade mi amigo Marcos, de parte del extranjero y de las galaxias conocidas.

Acabando

Posiblemente el hecho de ser parte interesada ya sea desde la parte madridista o desde la Citizen, nos haya impedido disfrutar más del descomunal partido que se ha jugado hoy. Pero sinceramente creo que el espectador neutral (si es que todavía existen) habrá disfrutado y saboreado cada minuto de lo acontecido en el Bernabéu. Pero claro, en mi situación de espectador nada neutral, me voy algo triste por lo que creo que pudo ser y no fue.

Hoy no hemos sabido ganar, y quien sabe si sentenciar, cuando hemos tenido la oportunidad de hacerlo, pero como contrapartida hay que decir que tampoco hemos sabido perder a pesar de ir por debajo en dos ocasiones y esto tampoco es moco de pavo. Hay que ponerlo todo en valor.

No me tengo por un derrotista que se viene abajo a la primera y aunque sigo teniendo, como no podía ser de otra forma, una gran confianza en los nuestros, creo que ahora mismo el City está un puntito por encima de nosotros. No es mucha la distancia, pero sinceramente creo que sí es lo suficientemente amplia como para dar por favoritos a los de Guardiola.

Eso sí, en peores plazas hemos toreado y eso no ha impedido que saliésemos a hombros. El miércoles saldremos de duda: será enfermería o puerta grande, no hay término medio. Por aquí te lo contaré. Nos leemos.

(www.realmadrid.com)

Noticias

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Requiere que todos los campos con * estén rellenos.

Última Hora

Muncipios

Videos

"Samuel: Hollywood vs Hollywood"

Autores

es_ESEspañol