Theresa May ultima un plan “secreto” para cerrar el acuerdo del Brexit en dos semanas

0

EL Mundo.- Theresa May ha puesto en marcha un plan “secreto” para cerrar el acuerdo del Brexit y desbloquear el escollo de la frontera irlandesa en dos semanas, según revela The Sunday Times. La premier habría logrado el compromiso de Bruselas para aceptar que la medida de salvaguarda o “backstop”, que garantiza la permanencia temporal en la unión aduanera, se aplique a todo el Reino Unido y no exclusivamente a Irlanda del Norte.

El principio de acuerdo -contenido en un documento de 50 páginas- estaría mucho más avanzado de lo que se creía hasta ahora, haría sustanciales concesiones a los euroescépticos y entraría en detalles sobre la Futura Sociedad Económica (FEP) entre Londres y Bruselas, siguiendo las pautas del acuerdo Ceta suscrito por la UE y Canadá.

Downing Street ha calificado los detalles del plan “secreto” como “pura especulación”, pero todas las fuentes consultadas por Tim Shipman (el cronista por excelencia del Brexit) apuntan en esa dirección: May aspira a alcanzar un compromiso para celebrar una cumbre extraordinaria del Brexit entre 15 y el 22 de noviembre y sellar finalmente el acuerdo, que sería votado en la Cámara de los Comunes en diciembre.

Ante la inminencia de un voto parlamentario, el ex premier Tony Blair ha hecho un llamamiento a los diputados laboristas para torpedear “cualquier acuerdo que alcance May” y forzar la convocatoria de un segundo referéndum. Más de 70 líderes empresariales se han sumado este fin de semana a la petición y lanzarán en los próximo días la campaña Business for Peoples Vote, reclamando una nueva consulta popular sobre el acuerdo final.

May prepara entre tanto su estrategia para advertir, tanto a los “brexiteros” como a los partidarios de la permanencia en su propio partido, que una oposición a su plan para la salida de la UE allanaría el camino a un “no acuerdo” con un grave impacto económico a ambos lados de Canal de la Mancha.

La premier aspira a sacar partido en la recta final de la negociación a la presión creciente de los 27 al negociador-jefe de la UE, Michel Barnier, para que acepte un compromiso final en la cuestión irlandesa, el principal escollo que falta por cerrar en la negociación.

Hasta la fecha, Barnier consideraba la aplicación de la salvaguarda o “backstop” a Irlanda del Norte como una condición irrenunciable de la negociación, para evitar la vuelta a la frontera dura en la isla. Pese a llegar inicialmente a un acuerdo hace once meses, May ha reculado en los últimos meses (en una maniobra calificada como “backstop to backstop”) alegando que esa medida pondría en peligro la integridad territorial de su país.

A cambio, May ha propuesto la extensión temporal del “backstop” al conjunto del Reino Unido, con una “cláusula de salida” que garantice que Londres puede abandonar la unión aduanera en el momento en que lo estime oportuno. Con esa medida, la premier confía en aplacar la resistencia de los partidarios del Brexit “duro” en su propio partido, que habían expresado su temor a que el “backstop” fuera una trampa para permanecer indefinidamente con un pie fuera y otro dentro de la UE.

En otra concesión a los brexiteros, el acuerdo avanzaría las líneas maestras de la “Futura Sociedad Económica” (FEP) siguiendo el modelo del acuerdo comercial alcanzado por la UE y con Canadá, con mayores vínculos en sectores como los servicios financieros y los derechos de los ciudadanos, aunque cerrando las puertas a la libertad de movimientos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here